background img

Entérate Aquí.

Tráfico vincula el aumento de muertes al recorte de 1.000 agentes y al uso del Whatsapp

Madrid-La mortalidad aumenta en la carretera desde hace cuatro años. En los primeros 12 días de agosto, las víctimas mortales han subido un 27% respecto al mismo periodo de 2017. El director de Tráfico, Pere Navarro, atribuye el aumento a la “inercia” adquirida, el recorte de 1.000 agentes, cierta relajación con la velocidad y el uso del WhatsApp al volante. Para frenar la tendencia, la DGT endurecerá la sanción por el uso del móvil y rebajará los límites de velocidad en algunas carreteras.

La tendencia positiva duró hasta 2013. A partir de ahí, la mortalidad en carretera volvió a ascender y la DGT trabaja ahora en medidas para tratar de invertir esa tendencia negativa.

El pasado abril, la Comisión Europea descendió a España del quinto al noveno puesto entre los países con menos fallecidos en carretera, con una tasa de 40 muertes por millón de habitantes. En los doce primeros días de agosto, la cifra de muertos en accidentes de tráfico ha subido casi un 27%.
“Llevamos cuatro años seguidos de aumento, y esa tendencia puede durar seis meses más”, explica Pere Navarro. El director general de Tráfico atribuye este aumento a la inercia adquirida, a la reducción del número de agentes de tráfico por los recortes, a una relajación con los límites de velocidad por parte de los conductores y al uso del móvil, especialmente el Whatsapp, al volante.
“Hay mil guardias civiles menos. Habían llegado a los 9.800 y ahora tenemos 8.800. Son los agentes que hacen las patrullas, vigilan, protegen, realizan los atestados, atienden los cortes en carreteras...”, indica Navarro. La Coordinadora Sectorial de Tráfico de la Asociación Unificada de Guardias Civiles ha alertado en varias ocasiones de las consecuencias de esos recortes, ligándolos directamente al aumento de la mortalidad en carretera.


Esa reducción de guardias civiles de tráfico afecta a todas las autonomías —Cataluña y País Vasco tienen las competencias de tráfico transferidas—. El Gobierno de Mariano Rajoy admitió este recorte en una respuesta a una pregunta parlamentaria del PSOE realizada el pasado marzo. Previamente había reconocido recortes también en el número de vehículos de la Guardia Civil: casi 600 menos en dos años.
No es el único factor. A la DGT le preocupa especialmente el uso del móvil al volante, que se ha convertido en la primera causa de mortalidad en carretera. Cuando se creó el carné por puntos no existía el Whatsapp, explica el director de Tráfico. De momento, ya trabaja en una reforma legal para endurecer las sanciones y que reste más puntos y la DGT estudia la propuesta de la consultora Pons Seguridad Vial para modificar la ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos de forma que los asegurados respondan con su patrimonio por daños ocasionados al conducir utilizando el teléfono.
Actualmente, la ley, de 2004, establece que el asegurador, una vez efectuado el pago de la indemnización podrá reclamar “contra el conductor” si el daño causado fuera debido a “conducta dolosa”, entendiendo como tal el conductor que ha consumido alcohol o drogas. La propuesta añadiría el uso del móvil. Ningún otro país aplica esta medida, que según el autor del informe, Ramón Ledesma, podría tener un importante efecto disuasorio. En 2017, según la DGT, medio millar de personas perdieron la vida por el uso indebido del teléfono al volante.
La otra medida con la que Tráfico intentará revertir la tendencia negativa de los últimos años es revisar los límites de velocidad en las carreteras donde se producen más accidentes mortales.
El director del Servicio Catalán de Tráfico, Juli Gendrau, también ha pedido más responsabilidad a los conductores tras aumentar las muertes de tráfico en la comunidad en un 37% en lo que va de año. Gendrau se mostró a favor de endurecer las sanciones por el consumo de alcohol y drogas y el uso del teléfono al volante.


SEIS FALLECIDOS EN DOS DÍAS EN LAS CARRETERAS CATALANAS


Dos personas fallecieron en la madrugada de domingo en la A-2, a la altura de la localidad leridana de Ribera d’Ondara, cuando un camión embistió a otro que estaba averiado en la cuneta y a una furgoneta que le estaba prestando asistencia.
Con estos dos muertos, son seis las personas fallecidas en accidente entre el pasado domingo y el lunes en Cataluña, con lo que la cifra de víctimas mortales en lo que llevamos de 2018 se eleva a 129, frente a los 84 registradas en el mismo periodo del año anterior, según datos del Servicio Catalán de Tráfico. Los tres accidentes con seis víctimas mortales sucedieron en carreteras de Lleida.
Los fallecidos en Ribera d’Ondara son un hombre de 40 años, vecino de Reus (Tarragona), y otro de 36 años y vecino de Pontevedra. El domingo de madrugada murieron tres jóvenes en Balaguer al salirse de la vía, y por la tarde otra persona murió y otras cuatro resultaron heridas por una colisión entre tres vehículos en la C-14 en Bassella (Lleida).

Fuente: El País

Noticias Recientes